martes, 21 de abril de 2015

Equis al cuadrado igual a treinta y seis: LA AMBICIOSA FRAU COMMANDER



Era fácil clasificar a cualquiera según su actitud ante los problemas: los que se acomodaban acumulandolos sin resolver, hasta verse desbordados  por los acontecimientos (o no) y los que, inconformistas, los precipitaban por querer anticiparse a los mismos tratando de solucionarlos antes de que se presentaran, a pesar de que era absolutamente incierta su futura ocurrencia. La comandante de campo Exponencial de uno partido zeta, era del segundo tipo. Además los tiempos difíciles eran una buena oportunidad para ascender.
El campo que gobernaba funcionaba a la perfección. Asumida su condición, todo el mundo parecía razonablemente conforme con su estado presente, o al menos eso parecía. La Frau Commander disfrutaba con el símil, inundado de una macabra ironía teutónica, de una Gran Familia. Sí, el campo Dedekind era como una Gran Familia armónicamente avenida.
Sin embargo, desde que había llegado la circular delta.70.G, ordenando activar el estado de alerta tetha, ante la posibilidad de acciones terroristas, no podía parar de darle vueltas a su zeta: los jefazos andaban de como locos detrás de aquella pandilla de deslavazados códigos binarios, la única traza de resistencia violenta al nuevo orden establecido. Y en un conjunto de conjuntos tan amplio como era el que tenía bajo su mando, por fuerza debía haber alguna base dos que supiera del paradero de los códigos binarios. La tarea podía ser extenuante, pero si estaba allí, ella daría con la información. 
Siffr se perfilaba nuevamente como un valiosísimo comodín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada